Iniciar un recorrido que te lleve desde un antiguo embalse romano perfectamente conservado para terminar en un castillo medieval es posible en Extremadura si se elige la carretera Ex 214, una vía de contrastes que te lleva por dehesas interminables en las que pasta plácidamente el ganado y atraviesa las Vegas Bajas del Guadiana y la mancomunidad de Lácara-Los Baldíos.

A lo largo de los 74,50 kilómetros, que comunican las localidades de Aljucén con La Codosera, el viajero tiene la opción de ver restos prehistóricos, construcciones hidráulicas de época romana, puentes y castillos medievales y atravesar una de las mejores dehesas boyales de Extremadura llena de alcornoques y encinas entre los que puedes ver volar aves de llamativos colores como rabilargos, abubillas, herrerillos, carboneros, currucas, zorzales…

 dehesa

La Dehesa extremeña

Aunque el camino comienza en Aljucén, merece la pena acercarse al vecino Parque Natural de Cornalvo y cuyo elemento más representativo es la antigua presa Romana, datada en el año 130 d. C. y aún en uso en la actualidad. Cuenta con un centro de interpretación desde el que se facilita la visita para conocer la rica flora y fauna del parque. Tras la visita se puede hacer una primera parada en el pueblo para tomar un baño en unas termas construidas al estilo romano y para las que solo hay que llevar bañador y toalla.

 presa-cornalvo

Presa de Cornalvo

Cerca está La Nava de Santiago donde sobresale la Casa Solariega de los Ovando y la capilla de Santiago que tiene pinturas al fresco y tallas de mármol de los evangelistas.

Entre Aljucén y La Nava es casi obligado hacer una nueva parada para visitar el Dolmen de Lácara, uno de los mayores monumentos megalíticos de España, declarado Monumento Nacional. En su interior se encontraron puntas de flechas, puntas de lanza de cobre, cuchillos de silex y otros elementos que indican que fue utilizado  como cámara funeraria durante el Calcolítico y la Edad de Bronce. Para llegar hay que recorrer unos 10 Km desde Aljucén (aproximadamente la misma distancia desde La Nava). El acceso está señalizado mediante un cartel y se puede aparcar en un terreno habilitado al efecto.

 dolmen-de-lacara

Dolmen de Lácara

No es el único resto prehistórico de la zona, ya que en los alrededores de La Roca de la Sierra, otra de las poblaciones a la que nos lleva la carretera Ex 214 hay otros monumentos megalíticos como el Dolmen de la Cueva del Monje, un gran dolmen de corredor rodeado de un hermosos paraje de alcornocales y en buen estado de conservación. Cuenta la leyenda que en él vivió un ermitaño y que existe un túnel subterráneo que comunica directamente con el convento franciscano de Lauriana. En la misma zona está el dolmen de la cueva del Moro y existen numerosos restos megalíticos y romanos. La Roca de la Sierra cuenta con un centro de interpretación de las aves de la provincia de Badajoz, situado en la dehesa boyal de la localidad, y celebra cada año un Festival de las Aves y la Naturaleza.

La siguiente parada nos lleva a Villar del Rey donde el paisaje se caracteriza por la abundancia de encinares, alcornoques y jarales. Destaca la ermita de Rocamador y el Pozo o Casa de las Nieves instalación edificada en el siglo XVII de reducidas proporciones ejecutada en mampostería encalada, con magnífica bóveda de rosca de ladrillo, donde se almacenaba la nieve que se importaba desde las sierras de Béjar.

Continuando el camino y entre Villar del Rey y Alburquerque se levanta majestuoso el castillo de Azagala, una obra militar del siglo XIII en la que destaca la torre del Homenaje. En las proximidades de la fortaleza han sido descubiertas recientemente una grutas con interesantes restos prehistóricos. Al pasar por la cercana sierra del Águila, sobre el río Zapatón se puede hacer una nueva parada para visitar el pantano construido en 1890 y desde el que se ha estado suministrando agua potable a la ciudad de Badajoz durante casi un siglo. El paisaje que rodea la zona destaca por su hermosura.

Los dos últimos alto en el camino de la Ex 214 se pueden hacer en Alburquerque y La Codosera, dos poblaciones llenas de historia y con numerosos atractivos. La primera está dominada por su poderoso castillo desde donde se divisan en los días claros Badajoz, Elvas, Campomayor, Marvao y otras localidades. El Castillo de La Luna fue construido con mampuesto y sillarejos, en sus partes más nobles, y constituye uno de los bastiones medievales más formidables de los que se conservan en Extremadura y en la raya ibérica y uno de los mejores exponentes de la arquitectura medieval. Declarado Monumento Nacional en 1924. Diversas dependencias rodean sus patios de armas como la iglesia de Santa María del Castillo, de origen románico tardío, hoy sin culto. Merece la pena visitar también las puertas de Valencia y de Belén así como las pinturas rupestres del abrigo de San Blas, declaradas Monumento Nacional en 1942.

En la segunda quincena del mes de agosto, celebra cada año el Festival Medieval, declarado Fiesta de Interés Turístico de Extremadura, que transporta al visitante a la época de don Álvaro de Luna, Maestre de la Orden de Santiago, que ordenó construir el castillo. Las calles y el entorno de la fortaleza se transforman en un colorido mercado medieval donde se recrean obras de teatro, se celebran torneos, pasacalles.. También en verano, el último fin de semana de julio, celebra el festival indie-pop Contempopránea, que reúne a músicos y  jóvenes en el paseo de Las Laderas, en las faldas del castillo.

alburquerque

Alburquerque

En La Codosera, debido a la proximidad con Portugal, se puede vivir con intensidad la cultura ‘rayana’ que se refleja en costumbres, gastronomía, etc. Se puede visitar el castillo de la Beltraneja, de propiedad privada y que ha sufrido diferentes reconstrucciones a lo largo de los años. Junto al castillo llama la atención la escultura de un Sagrado Corazón construido por Genaro Lázaro Gumiel en 1957.

La gastronomía que se puede degustar en el trazado de la Ex 2014 es variada y va desde los platos fríos como gazpacho, sopa de tomate, sopa molinera, el cordero estofado o asado de la zona de Aljucén, La Nava y La Roca de la Sierra, a las migas extremeñas, chanfaina, arroz con liebre de Alburquerque sin olvidar la cocina rayana que se puede tomar en La Codosera.

La oferta de alojamientos para pernoctar no es muy abundante en el recorrido de esta carretera pero antes de empezar la ruta está Mérida con una amplia oferta hotelera y a lo largo del camino hay casas rurales con encanto en La Codosera, Aljucén y están los chozos de la Dehesa en La Roca de la Sierra, siete cabañas o chozos circulares en plena dehesa. Para repostar hay gasolineras en todas las localidades, en La Codosera se encuentra situada en la Carretera BA-5001 a San Vicente de Alcántara KM. 17,7.

 merida-puente-lusitania

Puente Lusitania en Mérida

Más información:

http://turismoextremadura.com/

http://infoayuntamientos.com/mancomunidad/106/mancomunidad-integral-lacara-los-baldios/#.VXl41FJHOB0

 

 

 

 

 

 

Comparte esta página en:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •