Salida improvisada domingo 2 de Mayo

 

Una vez más Buitres Leonaos sale con amigos a rodar. Esta vez no había nada organizado ni preparado, lo único que teníamos claro era que queríamos pasar el día con los nuestros.

Quedamos sobre las 11:00 de la mañana en un bar de Miajadas para desayunar

tranquilamente y juntarnos con los que venían de Cáceres. Una vez allí, recibimos la visita inesperada de nuestro Sargento de armas y su chica a los que hacía mucho que no veíamos así que, entre eso y que se estaba de maravilla al sol, el desayuno se alargó casi hasta la hora de las cañas.

Cuando quisimos arrancar sopesamos varios destinos, pero con la hora que era se reducían las opciones si queríamos comer a una hora medio decente. Al final nos decidimos por ir a la playa de agua dulce de Orellana, hicimos unas llamadas para reservar mesa y allá que nos fuimos. Una vez en Orellana, paramos en el primer chiringuito que vimos abierto a

tomar una cerveza a orillas del embalse.

Tuvimos la tentación de pegarnos un baño pero por suerte se impuso el sentido común y abortamos misión ya que ninguno llevábamos bañador (y alguno ni calzoncillos). Para comer nos decidimos por el restaurante El Velero, situado justo al lado del embarcadero del Club Náutico Orellana donde el entrar y salir de embarcaciones tanto de recreo como de pesca ofrecían un buen entretenimiento entre plato y plato.

 

Con la barriga llena y después de una alargada sobremesa recibimos la llamada del que iba a ser la segunda visita inesperada del día, nuestro Vicepresidente Jota que estaba de visita fugaz por la zona, así que pusimos

 rumbo nuevamente a Miajadas.

Llegamos a la terraza del bar El Valenciano como a nosotros nos gusta, haciendo mucho ruido y acaparando todas las miradas y claro, eso trae consecuencias, a alguno nos tocó dar una vuelta a alguna chiquilla que se acercó a ver las

 

 motos, gajes del oficio.

Si el desayuno se alargó no os quiero ni contar el “café” de por la tarde… Solo decir que casi nos pilla el toque de queda en el bar. En definitiva, pasamos un día estupendo rodeados de hermanos y amigos.